Atención temprana

estimulacion temprana3

La Atención Temprana es el derecho de los niños y niñas de 0 a 6 años con trastornos en su desarrollo, a recibir la intervención que les permita superar las dificultades que se derivan de esos trastornos.

La definición de atención temprana aparece en el Libro Blanco de la Atención Temprana, publicado por el Real Patronato sobre Discapacidad:

Se entiende por Atención Temprana el conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos. Estas intervenciones, que deben considerar la globalidad del niño, han de ser planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar o transdisciplinar.

Decir “dar respuesta lo más pronto posible” es fundamental para entender la atención temprana: la neuroplasticidad de los primeros años de vida es el campo abonado para la intervención con mejores pronósticos para el futuro de niños y niñas con trastornos en su desarrollo.

En los niños con autismo hay evidencias científicas que han demostrado que esta intervención precoz es eficaz y procura cambios significativos en su desarrollo y por tanto también mejora la vida de sus familias, lo recoge el equipo de Autismo Sevilla en su modelo de intervención: AITTEA.

La intervención en atención temprana debería ser también transdisciplinar: tejer redes, lo llama Laura Escribano en una entrevista recogida en Radio Uned hablando de atención temprana en TEA.

La red se teje entre todos para poder hacer más fuerte la intervención, en esa red están los profesionales y también la familia, que apoya desde el conocimiento y la formación las intervenciones con sus hijos para ser cada vez más eficaces.

En este sentido las propuestas que hacen modelos de intervención como el Programa Hanen o el Modelo Denver de Intervención Temprana, desarrollado por el equipo de Sally Rogers y Geri Dawson involucran a las familias como parte fundamental en el tratamiento en los primeros años de vida.

Hay familias que observan que algo ocurre en el desarrollo de su bebé sobre los 12 meses; al año y medio comienzan a preguntar en las revisiones pediátricas, pero la respuesta es “esperar, dar tiempo, es pronto” y esa espera a veces es crucial para determinar una intervención temprana que mejore los pronósticos en el desarrollo futuro de ese bebé.

Propuestas como AITTEA son una aportación valiosa y necesaria para la mejora de la intervención en atención temprana en autismo:

Esta propuesta surge del estudio constante de la evidencia científica en la intervención en TEA (Boyd, Odom, Humphreys, & Sam, 2010; Odom, Boyd, Hall, & Hume, 2010), de los estudios de prácticas basadas en la evidencia (Rogers & Vismara, 2008), así como de la aplicación de todas estas evidencias a la práctica diaria en la Atención Temprana y la intervención con niños y niñas con TEA y sus familias que hemos ido realizando desde el CAIT de Lebrija y desde la Asociación Autismo Sevilla.

Avanzando cada vez más en atención temprana.

Deja un comentario